lunes, 9 de diciembre de 2013

ERBI, SALVADO DE LAS AGUAS

"Uno de los pueblos de Ayala más tempranamente documentados, en el siglo IX y bajo la forma  Ervico.  A pesar de su larga historia, nunca dejó de ser un pueblo humilde. Para el origen de su nombre, se han barajado diversas opciones a partir de herri (pueblo), erbi (liebre)..." Es como lo sintetiza Félix Muguruza en el amplio y exhaustivo Plano de Ayala, trabajada obra suya de febrero 2012.
Así lo retrató Muguruza y lo puso en la Guía. Es su Iglesia de San Juan
"...más listo que el obispo de Erbi", era la frase "acuñada" en la Ayala de mis antepasados en la zona para definir a los "listillos"

Mojón junto a la carretera de Pozoportillo a Lujo, que separa los terrenos de los pueblos-concejos de Ozeka, Lujo y Erbi.Al fondo Menoio, al oeste del monte Asnos o Unguila.
Es un pueblo cuya columna vertebral es el Ibaizabal, el río que recorre el subvalle ayalés más al oeste. A 299 metros de altura, con 4,67 kms2 de suelo y 8 habitantes residentes (mayores de 18 años) en el más reciente censo, el de las elecciones a concejos alaveses del pasado sábado 30 de noviembre. Sus casas habitadas actuales apenas se separan del citado río, así como su sinuosa carretera, que le comunica con Retes de Llanteno, Llanteno y la carretera "general" Amurrio-Artziniega por abajo, su principal cordón umbilical con el resto del mundo. Aunque  son parecidas las curvas hacia el sur, donde el asfalto sube a Lejarzo, Añes y Puerto de Angulo. Por ellas, en mi juventud de los años 70 se hacían rallies de competición nacional de España, con nombres y patrocinadores como Firestone y Bosch.  
Hoy, a mediodía solar, el sol entra del todo al Ibaizabal en La Serna.
¿Salvado de las aguas? Hacia 1970, un plan hidrográfico nacional de España, que en nuestro norte dirigían y lo siguen haciendo en Oviedo, pusieron una chincheta en Erbi, para hacer un pantano con las pocas aguas del Ibaizabal. Decían que era para abastecer complementariamente a Bilbao, al menos mientras duraran las obras de reparación de la tubería de Ordunte, una auténtica ruina de pinchazos y escapes. Ese "proyecto" ni siquiera ha dado mucha "guerra", porque como en tantas "grandes obras" hay intereses contrapuestos, pero a su vez muy poca población cercana afectada. Hoy, para los que ya no somos de despachos, parece haber quedado en el olvido. ¿Pero está desechado o hibernando? naturayala carpetazo-definitivo-al-embalse-de-erbi da las noticias y las fotos (incluso virtuales) de lo que pudo ser y ya no será.

Mañana de escarcha blanca y bajo cero. Abajo el barrio San Juan, el de la iglesia y la casa del concejo; al fondo, el Puerto de Angulo, que separa las Sierras de Sálbada o Gorobel  y La Magdalena.

Albiturria, Erbiturria, Gotaran, Ibarra, La Llana, La Rueda, Lujatea, San Juan, Solallana, Uría, son los barrios habitados que recuerda (y me cuenta 14 casas habitadas) al menos de oídas, Fernando Campo, uno de los ganaderos que queda, pero que ya hace muchos, demasiados años que no duerme en la casa matriz de los Campo, en Erbiturria, porque en Llodio y Añes tiene otras obligaciones superiores. Todos los barrios están en la margen oriental del Ibaizabal. Dos puentes "romanos", para sólo paso de personas y animales, les unen con las laderas occidentales, y antaño con la Torre Oribe, ya en terreno de Sojo.

Erbiturria: la "torre" de los Campo, majestuosa pero ya deshabitada...
...y la casa vieja, hoy pajar y cuadra, donde han dormido cinco terneros, y a la que esta gélida mañana  ya han acudido Soledad y Fernando a atenderles.
Erbiturria: el viejo horno, que alimentó de pan a varias generaciones de los Campo, también quedó "en paro" desde 1960
A la emigración rural de los años 1960, a esta aldea se le sumó después la amenaza del pantano, como la crónica negra de una muerte anunciada, que aunque no llegó, sí desanimó y no propició mejoras. A Jesús Menoyo, pastor, albañil y ganadero, hoy 73 años, yo le considero como "el último mohicano". Aunque nacido y de ascendientes del vecino Lujo, desposó con una erbitarra de La Llana. Aquí lleva ya 50 años conviviendo con el ganado vacuno que adora. Le pillo con su larga veintena de vacas y me invita e insiste a un café con leche y galletas en su cálida y efectiva cocina, en la que además caliento las pilas para la retratadora, que con la helada y el frío se me niega mucho a sacar fotos. A este hombre, con el que sólo he parado a hablar tres o cuatro veces en los últimos veinte años, nunca le he visto sin sonrisa y buen humor. Y eso que han sido demasiadas las espinas que le han puesto en el camino de la vida, según me consta y de las que algo me cuenta, pero ya sin el más mínimo rencor.

En La Llana, la cocina y las casas bien arregladas de Jesús Menoyo, el infatigable  trabajador y enamorado de los animales y el lugar, por el que lo apostó todo, teniendo oficio y posibilidades para marchar
Yo, a los seis o siete años, ya bajaba con mi padre o mi hermano mayor, con la burra y un saco de trigo a molerlo al molino de La Llana, del que los de La Venta Pozoportillo éramos usufructuarios o "socios". Claro, que más que ayudar, lo que hacía era ir a jugar con otros dos niños, los hijos de Pedro Campo "el de La Llana", río arriba o río abajo, y hacerme el sordo o el perdido cuando me llamaban para regresar.
Hubo varios molinos en el Ibaizabal. Río arriba, el más cercano era el de Añes, que ha sido recuperado. Río abajo, en Arbileta, cerca del segundo puente "romano" de Erbi. Y del de La Llana, ya casi tapado por la maleza, así se puede ver desde la campa del lado oeste. 
San Juan, en un altozano a trecientos  metros del río, es el barrio donde está la iglesia, la casa de concejo y una casa que fue importante y hasta tuvo taberna. Hace unos pocos años, una nieta de Antonino Mendivil, Arantza, ha vuelto con el moreno dominicano Miguel de compañero, a rehabiliarla e intentar asentarse en ella. La del concejo, también tiene su mérito. Porque de una cabaña de poca monta que había detrás de la iglesia, los cazadores de Ayala consensuaron con los pocos indígenas del lugar para arreglarla y disfrutarla durante algún tiempo en armonía como refugio de los escopeteros y del concejo, esa peculiaridad alavesa que se mantiene desde hace cientos de años. No han tenido la misma suerte la escuela ni las casas del cercano barrio de Uría, ya desaparecidas o en murecas.
La "nueva" casa del Concejo, casi escondida detrás de la enorme iglesia de San Juan
Las casa de Mendivil, antigua "tasca" de reuniones de los hombres en ella, desde la plazoleta helada de la iglesia
Pero los dos "sarampiones" que esta aldea milenaria ha pasado en el siglo XX (la emigración rural y la amenaza del pantano), no han conseguido hacerla desaparecer, como desgraciadamente ha ocurrido a  miles de ellas en el Estado Español. (Ver pueblos abandonados) Hoy he contado cuatro casas nuevas, hechas durante estas cinco últimas décadas. Matrimonio de jóvenes trabajadores con niña, tatuador, pareja de sudamericano y camarera ayalesa, exconstructor y escritora-actora-pintora... se han instalado con ganas de quedarse. Parece que la continuidad está asegurada, cuando ya los dos últimos alcaldes están siendo dos jóvenes cuarentañeros que, hartos de la ciudad o el pueblo grande, han encontrado este paraíso perdido.

Es una pena que esta casa nueva de La Llana se hiciera hace ya algunas décadas y no se haya habitado nunca, aunque curiosamente hoy parece haber sido visitada por sus propietarios 
En Linares, el barrio más  arriba junto a la carretera, antaño deshabitado, los Villaluenga de Lejarzo hicieron dos casas modernas, que siguen cuidadas y atendidas
Y mi excompañero bancario Angel Oseguera, hizo hacia 1970 ésta junto al río para disfrutarla durante casi 40 años con su familia, amigos y la pesca de las truchas en el Ibaizabal. Pero la edad y los sustos en la vida, no perdonan, por lo que, al no encontrar continuidad en los suyos, la ha vendido hace unos seis años a un tatuador, que hoy ya es el recién estrenado alcalde del concejo.
¿Y los puentes medievales? Pues hay dos. El de La Llana, acertadamente arreglado hace algunos años, y el de Arbileta, más deteriorado por el casi nulo uso. Por éste se subía a la Torre Oribe (Sojo), casona muy importante en siglos pasados, pero que hacia 1950 abandonaron sus últimos moradores.

Puente medieval de La Llana, sin duda el "monumento" actual de Erbi. Por él se accedía al molino, al que yo con seis años fui alguna vez a "acompañar" a moler a mi padre y a mi hermano Ignacio.

En La Serna no había casa, pero junto a una curva del río sí una gran campa  que pateaban los seteros y recogían cosecha. Y uno de ellos, Alberto, la compró y construyó su  "cabaña" en 2005. Y la hizo él y su esposa, porque eran constructor y  artesana. Los encuentro trabajando, como casi siempre deben de estar. "Pero disfrutando también", según me aseguran los dos y además su cara y sonsrisa también lo dicen.  Tienen cinco burros, un caballo, cinco cabritos, cuatro gallinas,  veintiún gatos y un perro...  aquello parece el "arca de Noé". "Hemos criado a biberón a dos burros, dos cabritos, dos gatos...", Bego lo vive. Algunos lo llaman "El Rancho".
 
Y como va de animales... me han dicho que hay en Erbi unas 105 cabezas de vacuno de carne, predominando la raza limusina... y unos 20 perros. ¡Yo me he acercado a todas las casas, he sacado fotos, he saltado vallas y he entrado en terrerno cerrado privado... sin un palo ni el más mínimo miedo!


La Cabaña, El Rancho, El Arca de Noé (valen las tres)... desde la curva del río.¡Vaya rincón!
"En mi reencarnación quiero nacer burro y vivir como estos en La Serna de Erbi"
No tengo tiempo para visitar Lujatea, el barrio más lejano y aún desconocido para mí. La mañana se me termina y tengo que regresar rápido y a pie a Pozoportillo, a donde llego con una buena sudada a las 3 de la tarde, sólo unos minutos antes que los invitados, que son los de casa. La "ventera" nos ha puesto alubias ricas.




No es Suiza ni el Cervino, es Erbi (280) y el Unguino (1105). Foto de Bego  Ibañez el 10.01.2010






6 comentarios:

  1. Cada dia aprendo un poquito mas de las tierras Ayalesas, y lo mejor es que todos estos caminos me sirven para disfrutar de nuevos rincones y nuevas rutas por explorar.
    Ondo segi!!!!!!!

    NoSoyUnTxapeldun

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría seguir... por lo menos con los veinte pueblos del Municipio de Ayala que me quedan.

      Eliminar
  2. No puedo menos que ensalzar lo bien que expresas la "humanidad" de los pueblos a los que te refieres en estas tres últimas entradas de tu blog. Espero y deseo que el contenido de las mismas formen parte de un libro que a futuro rondará por tu cabeza. Porque son para estar en un libro. Sigue por este buen camino que sabremos compensarte como lectores que somos.
    Respecto al hipotético embalse de Erbi te envío el enlace http://naturayala.blogspot.com.es/2013/07/carpetazo-definitivo-al-embalse-de-erbi.html donde hacen un fotomontaje de como hubieran quedado sumergidas las tierras de Erbi pero que afortunadamente se le ha dado carpetazo.
    De otro lado también, al hablar del pueblo de Etxegoien, me has dado noticias del semiderruido caserío Ardantza (debajo del Burubio) en donde dices que vivió Juan Llano con su mujer María y sus tres hijas. ¿Una de las hijas es la madre del que fuera alcalde de Laudio Jon Karla?
    Ánimo pues, y a seguir así. Y como se ha visto a lo largo de tu dilatada vida montañera y viajera tú eres capaz de escribir de los restantes 21 pueblos del Municipio de Ayala y de los 36 de la Tierra de Ayala.
    Manos a la obra.

    ResponderEliminar
  3. Aciertas en lo del libro... o libros .Por ahora, en mi economía y la de los lectores, es más barato este medio y tiene más alcance mundial. ¡Pero tengo más que razones para estar convencido de que la escritura tradicional y los libros de pergamino y papel son un arte que no debemos dejar desaparecer!
    Bueno tu enlace, necesario para complementar mi entrada, que ya he añadido. No capto a los ascendientes del ex primer edil laudiotarra, pero es muy probable que los conozca personalmente.
    ¡Tú también debe seguir!

    ResponderEliminar
  4. En esta web podéis ver otro tipo de mojones, en este caso de los Pirineos:
    www.mojonesdelospirineos.com
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ezkerrik asko por el "enlace". En internet, en la montaña y en la cultura no hay fronteras ni distancias. Y eso no se contradice con el estudio de la frontera hispano-francesa y sus mojones... porque eso es cultura.

      No es casual que este blog se titule ANETISMO, donde en la primera foto de su solapa figura mi "hermanamiento" con el Aneto el 7.08.91, en compañía de mis jóvenes hijos.

      Eliminar