viernes, 22 de junio de 2018

RIU CERVOL ARRIBA, BARRANCO DE LA BARCELLA Y COVA FUMERAL

La expedición de hoy, por piedras castellonenses cercanas a Rosell, la formamos tres catalanes, un valenciano y un vasco. "Riu Cervol-Mas de La Viuda-Barranc de la Barcella-Cova Fumarral" la sube a facebook Jose Manuel Maura Quer en su ya extenso album de fotos. Ni el calor de más 30º, ni la sequía desgarradora, ni los 328 años y más de 400 kilos que sumamos, nos impiden subir por la casi escarpada vertical e introducirnos en la Cova antaño habitada al menos por los agricultores de los cultivos enclavados en la ladera verticalizada.
 
 
De 6,30 a 13,30 h. y al mediodía un largo baño nadando (continuando con otro deporte muy completo) en el Mediterráneo de Peñíscola. Y por la tarde bicicleta, para completar mi triatlón que estos días practico con frecuencia. "Como estás tan en forma, Patxi"? Tomar nota. Tengo 70 años... lo dice mi DNI.
 
La caminata sobre piedras, hoy no ha sido de las más agradables. Ni una gota de agua por el pedregoso Riu Cervol, lo mismo que por su afluente La Barcella. Buscando con mi mirada restos fosilizados en los recovecos caprichosos que la naturaleza dibuja en su milenaria vida. Cuatro horas andando en la socarral sequía. 11 kilómetros y 340 msnm de nivel medio, han marcado los modernos "contadores". Yo no he podido con las dos cervezas por barba que han bebido mis compañeros, un litro de agua me ha venido mejor. No conocía a dos de ellos, uno de los cuales marcha la semana próxima a Kenia. José Manuel (66), Javier (66), Moisés (65) y Camilo (61), me han aguantado bien... el ritmo y la verborrea. 

 
No es fácil hacer un análisis  con certidumbre de una cueva en tan solo 30 minutos, que hemos permanecido en y junto a ella, con la sesión de fotos y el engullir de los bocatas junto a su  entrada,  incluidos. Tampoco tengo los masters ni estudios académicos que otorgan más credibilidad a mi opinión. Pero, como polifacético, mundólogo y extrovertido comunicador, me atrevo a opinar unos datos sobre ella...

 
Colgada en la pared cárstica, tres orificios naturales en sus parte interior alta, irregular escarpado techo, que han ejercido de chimenea, un cuarto orificio en lado sur, ovalado a ras de suelo actual de unos 5 m. de alto por 2 de ancho, parece obra del ser humano, para  su único acceso. Lo confirman el diferente color de la roca que la rodea y los peldaños de piedra exteriores puestos por nuestros antepasados en tiempos pretéritos. Su forma interior ovoide desigual, de unos 40x30 m. en suelo y una altura de otros 10/15 m. le dan un espacio y protección de fieras, salida de humos, etc. para  varias decenas de personas en un apuro. El suelo casi plano es de tierra sedimentada en miles de años y está enmoquetado por la capa del estiércol que han dejado, en parte muy reciente, las cabras. No hay humedades, ni síntomas de recientes ni pasadas. La abundancia del color negro en más de un tercio de sus paredes se debe al fuego que ha soportado, en mi opinión muchas decenas de años. La posibilidad de pinturas rupestres debajo del mismo, yo no la descartaría. No se percibe ningún olor especial, dada su amplia ventilación.

 
El resto de la excusión montañera ya carece de interés, salvo una amplia caseta abierta, mas que bicentenaria,  de las de piedra seca, que aún conserva dentro algunos utensilios del molido de las olivas.

(Se complementará en breve  con alguna foto más del cauce del río y del interior de la cueva.  Son los "contratiempos" del casi directo de esta publicación)

martes, 19 de junio de 2018

PARQUE NATURAL DE LA TINENCA DE BENIFASSA (1385)

Hoy me toca montaña. Con esos amigos de Benicarló que no fallan cada martes y cada sábado. Son 1385 m. en la cima  de L'Encanadé, pero iniciados por mí a la 6,25 h. en la cota 0 de Peñiscola. Una mañanera de ocho horas, visitando las masías en abandono de  El Alt, d'en Toda y Blanc, con "amaiketako" en la cima y "birra" social en el mediodía caluroso. "Per les pierdecasas   y voltasoques" brinda don Camilo. Que aquí, el buen humor no está reñido con los temas serios.
 
 

No vemos seres y moviéndose en la montaña. Sólo casi al final del descenso y ya cerca de los vehículos, vemos subir a un hombre de edad, bien tapado y con ropa y respuesta  que me lo imagino indígena del lugar.  Al "Buenos días, que hace mucho calor" de mi compañero, es contundente y educado. "Buenos días, yo ya voy bien protegido". Y ello me da pie para comentarles mi convencimiento de que los mayores, indígenas del lugar, casi siempre son muy sabios.
 
 
 

El Parque de la Tinença está formado por un conjunto de sierras abruptas, que se extiende entre los 400 metros de las cotas más bajas  hasta las cimas que sobrepasan los 1.300, creando un espacio singular tanto por las formaciones como por la flora y la fauna. Creado como Parque en 2006, ofrece lugares de interés paisajístico como el Portell d'Infern, el Salt de Robert,  el embalse Ulldecona (hoy seco total) seco),  o el poblado íbero de la Morranda, uniendo este último historia y naturaleza. siendo estos los más emblemáticos. La Tinança es también la puerta de acceso al Retaule, el hayedo más meridional de la  península. Destaca la fauna salvaje, aunque hoy no se nos haya dejado ver, como la cabra hispánica, emblema del Parque, el buitre leonado, águilas o halcones fáciles de divisar  en la comarca.

sábado, 28 de abril de 2018

GAMA: DE LA VILLA MEDIEVAL A LA ESCUELA DE ESCALADA

Un saludo a la mañana en la Biblioteca de Aguilar, me va a llevar a media tarde a disfrutar y estudiar el "castro de los Baraones" en Gama. Manolo Martínez es el indígena ilustrado. El circuito a pie de cuatro horas por su pueblo... merece una entrada bien documentada en mi blog Anetismo. Darme tiempo... que ando con la agenda muy apretada... y el catarro no acaba de irse. 








Gama fue una localidad con cierta importancia en época medieval, cuyo castillo elevado sobre el roquedo que corona la localidad (hoy en ruinas) llegó a rivalizar con el cercano de Aguilar de Campó.




Llegó a ser villa y cabeza de cinco municipios aún menores en habitantes. Su demografía se ha movido a la baja. Los 8 kilómetros que sólo la separan de Aguilar ha propiciado que esta otra villa se la coma. Actualmente ni siquiera se mantiene como ente jurídico (desapareció hace años la junta vecinal), es un  barrio de Aguilar. 




Campos fértiles abajo en el valle y junto al pueblo actual. donde lo atraviesa un arroyo de oeste a este. Porque en las laderas de la montaña el escarpado y las rocas lo hacen bello pero poco productivo. Probablemente su propio nombre puede ser una derivación de garma, que viene a significar terreno escarpado.




Actualmente hay 20 casas habitables, en general de buen aspecto y varias con cabañas adosadas, un pabellón agrícola en el centro urbano, varias huertas menores y una casa rural cercada con patio interior y tres edificios. Pero... "muchos noches igual no duerme nadie en el pueblo, si no hay huéspedes en la casa rural", me dicen los hermanos Manolo y María Jesús, mis anfitriones de esta tarde. Porque ellos también se van a dormir a Aguilar. Aunque las 15 gallinas de corral en el cercado anexo a su casona "de las flores" dan vida constante a la villa hoy reconvertida en aldea pequeña.     




  Iglesia de San Andrés. Parroquial de la localidad, se trata de un buen ejemplar de la arquitectura románica en el norte de Palencia, con origen en el siglo XII, si bien sólo recientemente (tras su restauración dentro del Plan de Intervención Románico Norte) es visible su origen, pues diversas intervenciones modernas muy agresivas le habían causado un fuerte impacto, ocultándola bajo distintos  adosamientos.

Manolo Martínez, tras un paseo largo de tres horas circundando y visitando la escarpada villa antigua, con excelente vistas de sus alturas castilleras y rocosas, se esmera en enseñarme y documentarme la joya actual de su iglesia.  "Los canteros  la fecharon en esta piedra...pero con el calendario actual  juliano hay que restarle 38 años. por lo que se hizo en 1190)

Castro de Los Baraones. Fotográfia: Ángel Neila Majada



Lo que a mí me ha provocado esta visita no programada para esta fría tarde de sábado, lo comento en el preámbulo de este artículo, el Castro de los Baraones.  Lo visitamos distendidamente en más de dos horas, para continuar hasta las ruinas de histórico castillo. Poco queda a la vista de este castro, pero..."han descubierto monedas, cerámica y  dagas en las excavaciones, que no sé a donde las han llevado" Manolo es un tío instruído, que le gusta seguir aprendiendo y enseñando, abierto y extrovertido, que nunca asegura lo que no se debe asegurar.  En  www.regiocantabrorum.es/.../castro_de_los_baraones... 
y en otros escritosa hay más contenido.




Y el Castillo de Gama... bueno... las pocas ruinas que quedan de él, no podíamos dejar de verlas con detenimiento. De hacia el XII, como tantos, aunque pudo ser edificado sobre restos anteriores. Como el pueblo, que pudo estar ubicado en la ladera escarpada del monte hace varios siglos.




Y dentro de las ruinas del castillo, está la Ermita de La Asunción, restaurada hace algunos años y que muestra ya grietas preocupantes. "El día de la fiesta, subimos andando a por la imagen, que bajamos a hombros y en procesión, y al día siguiente la volvemos a subir... pero por el camino antiguo, no por este otro que algunos por atajar se están empeñando en abrir".  Y entre los dos, cogemos piedras de la ladera para cortar el camino "malo" y hacer una flecha por el antiguo.




Pero  he titulado este artículo "... a la Escuela de Escalada". Así que no debo dejar de escribir algo sobre esta faceta de las últimas décadas de Gama.



Entre mi polifacetismo está la escalada. Simplemente porque la considero un complemento conveniente en la montaña... y necesario en la alta montaña, que en poca medida practico. Sólo soy un principiante. Pero con maestros como mi hijo Zigor Egia... voy al Himalaya. Esta escalada y caída es del 30 de noviembre de 2017, con 69 años, en las paredes de Gama. Y, por supuesto, él me aseguró y  él me retrató.

De la historia de este moderno deporte, me dicen que fue pionero en este lugar el indígena Eladio Lantada Zarzosa. Sus vías son muy numerosas y de diversidad de grados. Yo he estado escalando con jóvenes de Bilbao, de Aguilar y de Valladolid. Lo de "Escuela de Escalada" igual es un poco exagerado, disculpas a los entendidos en la materia. Y termino con una profecía fácil...  Es una villa a la que volveré a disfrutarla.


jueves, 26 de abril de 2018

VALDECEBOLLAS NEVADO (2142)

Objetivo conseguido. Hoy la Sierra ha sido para mi solito. Sol, nieve, hielo... y un venado ha corrido ante mi presencia. Ya he perdido la cuenta de las ascensiones a este clásico palentino, en todas las estaciones, más veces sólo que acompañado. Lo he disfrutado a tope. Hay fotos y videos para un reportaje amplio. Lo subiré a mi blog anetismo.blogspot.com/, donde perpetúo mis "historias" seleccionadas en la montaña y con sus gentes.







Cuatro meses del 2018 y otros tantos intentos y viajes a la Montaña Palentina.  Fuertres nevadas, temperaturas bajas, hielo... subidas de temperaturas que han favorecido los aludes... En enero he conseguido subir hasta los 1650 m. de Golobar, pero con riesgo y dificultad.
 


El 26 de marzo mi aventura, también de montaña y con nieve, fue hacer el Camino Castellano Lebanoiego en una jornada. De Cervera de Pisuerga a Potes, de 8,50 h. a 22,30 h. fue muy largo, más que duro y peligroso. Todo asfalto, casi todo nieve, tambien hubo agua y nocturnidad en los 56 kms. de esa etapa, pasando por el Puerrto nevado de Piedras Luengas (1355). http://loscaminosdeperbat.blogspot.com.es/2018/03/37-camino-castellano-liebana.html






Hoy el anuncio meteorológico no era bueno, pero se me iban las oportunidades de este invierno y primavera con la nieve a partir de 1600 metros. En principio he echado en falta los crampones. Claro que a las 9 de la mañana en Barruelo el mercurio marcaba 4 grados. Había helado.




Luego, el sol ha dominado la mañana, La peligrosidad del hielo ha descendido, en ocasiones driblando las enormes laderas de nieve. En la cima he disfrutado mucho. Me he entrtenido en varias decenas de fotogtafias y media docena de videos, tanto en cima como en ascenso y descenso. Escojo estas al azar, porque todas me gustan y parecen interesantes. He descendido atravesando sin miedo los grandes neveros. Mis rodillas en ningún momento han tocado el suelo ni la nieve. Como única "herramienta", un bastón de avellano de mii cosecha y con mi marca "Per Bat".

 




Ha sido de esos dias que me hubiera quedado una hora en la cima. Pero el reloj y otros copmpromisos también mandan. La visita en Vallejo a Txutxi Suances, para mi ya es parte de esta excursión clásica. Se afanaba a sus 76 años en mimar una huerta y un cesped que los tiene siempre de exposición.



Hora y media de ascenso a pie y una hora de descenso. Lo demás lo ha hecho mi veterano Nissan, que está igual de fuerte que el amo. He echado en falta ver al menos algún montañero o sucedáneo por estas bellas montañas. Pero, a veces, los indígenas no aprecian la maravilla que tienen a la puerta de sus casas.


En tres meses de nevadas, ha vuelto la naturaleza a estar exuberante. El embalse de Aguilar, que he llegado a descenderlo en enero a su profundidades con sólo un 6%, ya casi llega al 74% de su capacidad (dato directo de Antonio Santiago, su Ingeniero Director y amigo y seguidor de mis aventuras) y subiendo. La naturaleza es más sabia que los mejores "adivinos" de dos patas, por mucho que presuman de "reyes de la naturaleza".  Como sé que la montaña sabe esperarme, volveré pronto a la Montaña Palentina, tan pronto como mi agenda, ya muy cocupada hasta octubre, me lo permita.